MEXICALI, 18 abril de 2021.- Desde muy joven, María Palomera Santos Medina desarrolló de manera superlativa su sentido del tacto, oído y olfato, a pesar de carecer de visión.

Precisamente el sentido del tacto lo perfeccionó con los años hasta convertirse en una de las masajistas (sobadoras, como se dice comúnmente) más reconocidas en nuestra comunidad.

Mary, como la identifican sus clientes, tuvo una vida normal de pequeña hasta que a los 11 años de edad se dio cuenta que era ciega, lo que en un principio la entristeció mucho. Pero la mayor de seis hermanos superó esa etapa con gran dignidad y a los17 años empezó a estudiar la técnica del masaje con el señor Ramón Candela (qepd).

Luego de un año de estudios en los que demostró poseer enormes cualidades en este importante oficio, se lanzó a trabajar profesionalmente.

“Empecé en 1985 a la edad de 18 años con la enfermera Esther Maciel en un local de avenida Zaragoza y calle K, para después instalar mi primera clínica en calzada Aviación y Río Fuerte, donde estuve de los 19 a los 23 años”, recordó.

En ese tiempo tuvo un breve lapso en su vida al nacer su primera hija y después pasar a trabajar con Celina Montiel en la colonia Nacozari por espacio de 15 años.

Concluida esa etapa, instaló su clínica en su domicilio particular, primero en la colonia Pro-Hogar y desde hace ocho años en su actual domicilio del fraccionamiento Riviera.

“Las personas que más me visitan son lastimados de la espalda, cintura y ciática. A ellos les recomiendo, además del masaje, tomar desinflamatorios, compresas calientes y mucho reposo”, reveló.

Entre sus clientes se encuentran reconocidos empresarios, funcionarios y deportistas, entre los que destacan beisbolistas profesionales como Agustín “Guty” Murillo.

Mary Palomera puede ser contactada para una cita en el teléfono (686) 324-2467.