MEXICALI, junio de 2020 (Especial/únicoBC).- Con el fin de impulsar el compromiso del Gobierno en Marcha de lograr que los habitantes de Baja California tengan acceso a la salud y programas preventivos, el Instituto de Psiquiatría del Estado de Baja California (IPEBC) realiza acciones que amplíen la cobertura de salud mental en toda la entidad.

 

Así lo aseguró el director general del IPEBC, Víctor Salvador Rico Hernández, quien mencionó que las atenciones brindadas por el Instituto buscan contribuir en la reducción de los riesgos y acercar los servicios de salud mental a la población bajacaliforniana.

El funcionario estatal resaltó, que el programa “Prevención del Suicidio” tiene el objetivo de abordar adecuadamente las intervenciones oportunas y eficaces (basadas en datos científicos), emplear un enfoque multisectorial que aborde la magnitud de este problema de una manera integral. Tratamiento, apoyo psicológico y psiquiátrico  para prevenir tanto suicidios como tentativas.

 

Rico Hernández informó que entre los grupos de población vulnerable se encuentran adolescentes, especialmente quienes han sufrido acoso escolar; personas mayores, mujeres víctimas de violencia de género, inmigrantes, personas con adicción al alcohol u otras sustancias tóxicas, víctimas de homofobia, personas en cumplimiento de condena y personas en riesgo de exclusión.

 

Señaló que, quienes han realizado una tentativa de suicidio siempre se deben evaluar en los servicios de urgencia hospitalarios por profesionales de salud mental, en función de la gravedad de la tentativa incorporarán las medidas oportunas de tratamiento tanto psicológico como farmacológico.

 

Las personas que intentan suicidarse sufren tanto que creen que no hay otra salida a sus problemas, en esos momentos tienen lo que se llama “visión túnel”. No es que no haya otra salida, es que su dolor es tan grande e intenso que creen esa es la única vía para acabar con él. Por lo tanto el suicidio es más una escapatoria del sufrimiento, que un deseo de muerte.

 

Reveló que unas de las principales señales de ALARMA DE RIESGO DE SUICIDIO son las siguientes:

 

Comentan a personas cercanas la amenaza de hacerse daño, lo cual se podría entender como una petición de ayuda; realizan comentarios de insatisfacción y poca voluntad de vivir, por lo que puede ser de gran utilidad para obtener información del entorno personal; desarrollan actividades compatibles con preparativos para quitarse la vida, como por ejemplo, arreglar documentos, cerrar asuntos, preparar el testamento, regalar objetos o bienes y despedirse; expresan estar solos/as y/o aislados/as y se ven incapaces de sobrellevar la vida cotidiana, expresan sentimientos de impotencia, indefensión, depresión y especialmente desesperanza, pierden interés por aficiones, obligaciones, familia, amistades, trabajo, socialmente y experimentan cambios de conducta repentinos, entre otros.

 

Mencionó que el IPEBC cuenta con un chat institucional www.ipebc.gob.mx, el cual es utilizado durante la contingencia del COVID-19, cualquier persona puede ingresar y será atendido por un especialista, de lunes a domingo de 8:00 de la mañana a 8:00 de la noche. 

 

A través del Instituto de Psiquiatría del Estado se han brindado 590 atenciones en el servicio de Urgencias durante la contingencia del COVID-19, de las cuales 2% de los pacientes atendidos han referido ideas suicidas.

 

Por último, Rico Hernández invitó a la población a no ignorar la situación si algún familiar está pasando por una depresión mayor. Que el estigma no sea una limitante para acudir a los servicios de atención en salud mental. Las instalaciones del Instituto están ubicadas en Calle Onceava y Río Papaloapan en el área de Nuevo Mexicali. Con un horario de atención en el servicio de urgencias las 24 horas los 365 días del año.