MEXICALI, abril de 2020 (Especial/únicoBC).- Vivir en un mundo globalizado representa oportunidades nuevas y diferentes para todas las organizaciones. Ya no se puede iniciar o crecer una empresa pensando sólo en el ámbito local, puesto que el mundo, las personas y los hábitos de consumo han cambiado drásticamente, señaló el Mtro. Jaime Edwards Rosales, Coordinador de la Incubadora de Negocios de Alto Impacto y Académico de CETYS Universidad.

El también empresario destacó que gracias a la globalización y a los cambios generacionales, entre otros factores implicados, las personas son ahora mucho más exigentes, desean obtener productos y servicios más rápido, más fácil y más espectaculares; en ello radica la importancia de la innovación, que debe ser permanente en las empresas, y que para lograrlo deben apoyarse en la inteligencia de negocios.

“La inteligencia de negocios es un conjunto de teorías, metodologías, arquitecturas y tecnologías que transforman los datos en bruto en información significativa y útil para fines comerciales”, expuso el Coordinador durante su ponencia Inteligencia de Negocios, el Futuro ¡Ya!, con la cual se sumó al ciclo de conferencias en línea que la Escuela de Administración y Negocios de CETYS Universidad Campus Internacional Ensenada ofrece a estudiantes, empresarios y público en general de manera gratuita, durante la emergencia sanitaria. 

Google, con la predicción de búsquedas, Uber, que modificó el modelo de negocio del taxi y Netflix, que revolucionó la búsqueda de películas afines con los gustos y hábitos de cada persona, son ejemplos de innovaciones exitosas, añadió el ponente. 

“El éxito de estas empresas radica en el uso de datos para analizar hábitos de consumo y convertirlos en una herramienta de venta, logrando con ello tener clientes satisfechos. Estos mismos datos han sustituido al estudio de mercado tradicional, que consistía en salir a buscar y encuestar”.

Destacó que toda la información necesaria para innovar y satisfacer a los usuarios, llega a la empresa como datos, que deben ordenarse y analizarse para formar segmentos de miles de clientes que comparten gustos y preferencias, y posteriormente crear para ellos los productos y servicios idóneos, adecuados a sus necesidades, exigencias y demandas en tiempo real, haciendo que prácticamente se vendan solos. 

Vista desde esta perspectiva, el Mtro. Edwards definió a la inteligencia de negocios como una herramienta que permite a la organización reducir el tiempo para la toma de decisiones, así como tener una mejor visión de las decisiones estratégicas a corto, mediano y largo plazo.

Recalcó que el uso de datos no es exclusivo de las grandes empresas, y por ello, recomendó usar los datos disponibles para derivarlos en oportunidades de negocio, independientemente de su giro y tamaño, así como para el análisis y uso interno.

“Los datos que se generan en una organización deben ser de todos y para todos, destinados al análisis y mejora, a estandarizar, a eficientar la productividad y para traer mayor retorno de inversión. Cada área o departamento se debe ver beneficiado al usar estos datos al interior de una empresa”, concluyó.