ENSENADA, 29 agosto de 2020 (Especial/únicoBC).-  Aunque la estrategia de protección de salud conocida como inmunidad de rebaño ha sido analizada y considerada como posible solución para contener la pandemia del COVID-19, en casos como Baja California no debe ser aplicada, pues resultaría un escenario catastrófico, al poner en riesgo a la población vulnerable. 

Durante la transmisión en vivo el Secretario de Salud en el Estado, Alonso Óscar Pérez Rico, explicó que la inmunidad de rebaño se presenta cuando una cantidad suficiente de personas están protegidas ante un contagio y actúan como defensa de las que no tienen inmunidad. 

Indicó que, así es como se mide la funcionalidad de las vacunas, pues mientras más gente se aplica la inyección de un fármaco, evita la propagación de contagios. 

En el caso del coronavirus, al no existir vacuna se esperaría que en el futuro llegue a haber tantos casos recuperados que creen una respuesta positiva ante la infección y que de esta forma se corte la transmisión. 

Pérez Rico, puntualizó que en el Estado no se busca utilizar este mecanismo, ya que significaría arriesgar la vida de la población más vulnerable en cuanto a su estado de salud se refiere, como los adultos mayores, individuos con padecimientos, y mujeres embarazadas. 

Por otra parte, reiteró que Baja California se mantiene en semáforo en rojo, aunque el Gobierno de México exponga que está en naranja, esto, con la finalidad de mantener el control e ir formando una reapertura regulada de las actividades que no ponga en peligro a la población.