MEXICALI, octubre de 2020.- A los 17 años de edad emprendió el camino a la capital del país con la firme convicción de hacer historia para el voleibol mexicano, y luego de más de 10 años de trayectoria, lo logró.

Gracias a su brillante carrera como jugador de Selección Nacional, Manuel Padilla González fue electo para convertirse en el segundo voleibolista entronizado en la historia del Salón de la Fama de Mexicali.

Quien es también entrenador desde hace más de dos décadas, unirá su nombre este 21 de octubre, al de César Osuna Brambila, jugador tecatense radicado en Mexicali, que fue inmortalizado en la quinta edición de Entronización en el año 2008.

Manuel Padilla Jiménez fue un jugador sagaz, agresivo a la hora de atacar y feroz al momento de defender, por ello, su apodo de “El Tigre”. Ese coraje lo llevó al poco tiempo de haberse reportado en el Comité Olímpico Mexicano, a la Selección Nacional Mayor, a sus escasos 18 años de edad.

Lo que vino después, es una rica historia, la cuál se resume en:

* Dos medallas de plata en Juegos Centroamericanos y del Caribe.

* Dos medallas de bronce en los Juegos NORCECA.

* Medalla de bronce en los Juegos Panamericanos de 1975.

* Mundialista mexicano en las ediciones de México 1974, Argentina 1978, Italia 1982 y en las Universiadas Mundiales de Bulgaria 1977, México 1979 y Canadá 1981.

* Seleccionado Nacional en los Juegos Panamericanos de Colombia 1971, Cuba 1977 y Puerto Rico 1979.

Cabe señalar que durante la ceremonia de votación, Manuel Padilla fue uno de los dos deportistas que contó con más del 90 % de los votos en las dos rondas efectuadas de un proceso que contó con la participación de 14 jueces.