TIJUANA, 2 septiembre de 2020 (Especial/únicoBC).-  Ensenada todavía está en batalla activa contra el Coronavirus, pero si esta ciudad le “rompe la espalda al COVID”, Baja California ganaría la primera “guerra” contra el patógeno, así lo manifestó el secretario de Salud de Baja California, Alonso Pérez Rico.   

  

Al mostrar el reporte diario de la Estrategia COVID, detalló que la población de Ensenada debe reforzar las medidas sanitarias, porque es de las ciudades que más movilidad presenta.   

  

El funcionario estatal, detalló que, en el caso de Tijuana, se busca que las “reaperturas” se den de forma controlada, que no detone en un aumento progresivo de casos; con respecto a Mexicali, expresó que: “Ya salimos (de la ola crítica), pero estamos teniendo ̔picos̕, asociados con reaperturas, pero lo estamos controlando”.   

  

Explicó que en Tecate el “escenario ha sido plano”, con casos confirmados controlados; en Playas de Rosarito con poco más de aperturas al comercio y en San Quintín, “están haciendo las cosas bien y se visualiza que salga más pronto que Ensenada”.   

   

El Dr. Pérez Rico, anunció que este miércoles 2 de septiembre, el Gobierno de Baja California entregará a la Federación el estatus de los 10 indicadores que pide, para saber en qué coloración del semáforo se ubicará el Estado para la siguiente semana; enfatizando que actualmente se mantiene en “alerta máxima”, es decir, en el color “rojo”.   

  

Sobre el número de pacientes intubados, explicó que el pasado 1 de agosto se tenían registrados 142 pacientes y al 1 de septiembre suman 95; lo que se traduce en una disminución y agregó que: “no queremos tenerlos en esta condición, por eso es importante que acudan oportunamente a valoración médica, no lleguen a este punto”.  

  

El responsable de la Salud en el Estado, insistió en las medidas sanitarias para toda la población, con énfasis en los grupos vulnerables (por condición o edad); el uso de cubrebocas, lavado de manos frecuentemente, limpieza de superficie y estornudo de etiqueta.